7 de enero de 2012

No me juzgues si no me conoces.

No me juzgues a menos que hayas mirado a través de mis ojos, vivido lo que yo he vivido y llorado tantas lágrimas como yo. Hasta entonces no lo hagas, porque si no lo haces nunca sabrás lo que oculta mi sonrisa, ni por lo que he pasado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada